Reconocimiento OBITen

(Reconocimiento a Dácil)

Reconocimiento a Dácil

El diálogo es su expresión máxima. Diálogo tranquilo pero transformador, que te invita siempre a reflexionar, a soñar y a idear realidades sociales inclusivas. Soñar e idear, construir colaborativamente con pasión para avanzar. ¡Ni un paso atrás!, tal y como evoca su nombre aborigen de mujer valiente que mira al frente. Mirada que se modula y se conjuga con una sonrisa permanente para extraernos lo mejor, con frecuencia desde la esfera de las emociones, sostenible energía del cambio. Dialogar con emoción, una de sus infinitas fórmulas mágicas.

Nada se le resiste. Siempre encuentra respuestas, soluciones y estrategias originales para continuar. En su vocabulario no hemos pillado todavía el ‘no’, escondido o desterrado de un mundo que necesita de infinitos ‘síes’. Porque es una persona con innumerables recursos, simples y sofisticados, que ha encontrado, además, formidables cómplices y aliados para alcanzar sus objetivos, eternamente compartidos. Además de en la Ciencia, en las manualidades que hemos hecho siempre desde pequeños, en la música, el teatro y la fotografía, entre otras habilidades hermosas, atraídas hacia causas en las que descubrimos retos colectivos que implican a más y a más vidas.

Vidas propias y ajenas, que ve discurrir con expectación y emoción, y sobre todo, con aprecio y ternura, a las que ha ayudado a incorporarse con plenitud a una sociedad que no ha sabido reconocer del todo la trascendencia de miradas, aún inmaduras, pero igualmente ricas e imprescindibles. Vidas que son parte de nuestras diversidades, y que, con el tiempo, tendrán asimismo que ser protagonistas de una realidad que necesita ser inclusiva para tener éxito. Realidad construida desde el encuentro, el diálogo y la relación con respeto. Digamos que también desde la amistad.

Una mujer facilitadora de misiones, cual expediciones de conquista tranquila de mundos que necesitan valores simples pero transformadores para evolucionar. Una persona que construye convivencia cada día, seguro que a veces sin darse cuenta de ello, porque actúa casi siempre desde dentro. Desde fuera se ve realmente hermosa su aportación a nuestra sociedad. Y por eso deseamos compartir con ella el decimotercer reconocimiento de OBITen, ‘Alfonso Delgado, El arte de la convivencia’: “Ventana oceánica” es la escultura que recibes hoy para seguir inspirando tus sueños y acciones Dácil. Dácil Baute Hidalgo. ¡Llévanos contigo, queremos formar parte de tus intrépidas e integradoras misiones! Enhorabuena…

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto Ley 13/2012.
Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.